Todo sobre los tipos de grasas y la función de las mismas

La grasa es catalogada como el demonio de la salud, pasando a evitarla por todos los medios. Esa creencia debe de modificarse a “evitar a toda costa solo las grasas saturadas”.

Al eliminar completamente las grasas de una dieta trae con consecuencia piel seca, falta de energía y aumento de apetito. También se corre el riesgo de desarrollar dolores en las extremidades y fracturas.

La energía concentrada para la salud que poseen las grasas

La grasa tiene una fuerza energética de 9 calorías por gramo, más de dos veces la energía que puedes encontrar en un gramo de carbohidratos o de proteínas. La grasa es una fuente concentrada de gran energía, es algo que uno puede utilizar durante largos periodos de tiempo aún más cuando se trata de personas que entrenan un deporte regularmente como recomendamos para el rejuvenecimiento y que consumen un apropiado número de calorías, las calorías procedentes de las grasas se usan inmediatamente como combustible durante el entrenamiento y para las funciones corporales diarias.

Si tú estás practicando deporte al menos cinco días a la semana como lo aconsejamos para un cuerpo activo y saludable, tú vas a quemar todas esas calorías, tú no vas a aumentar tu peso. En efecto, muchos expertos coinciden con la misma opinión, es ridículo pensar aumentar de peso por el consumo de grasa.

Si tu alimentación diaria es demasiado bajas en grasa pueden provocar una bajada en los niveles de testosterona. Los textos básicos sobre nutrición te recuerdan que nuestro organismo necesita grasas para producir hormonas así como son necesarias para nuestras funciones vitales y tener una vida longeva, la necesidad de una adecuada dieta tiene el uso de grasas para mantener la construcción de músculo y los niveles de testosterona óptimos para una vejez saludable, Por ese motivo deberíamos de reconsiderar esas dietas estrictas bajas en grasa. Pero, ¿cuál sería la cantidad correcta?

Mientras que la cantidad total de grasa en nutrición debería permanecer por debajo del 30%, como recomiendan expertos, muchos están de acuerdo que el consumo de menos de 20% de grasas en la comida diaria son demasiado bajas para conseguir un estado óptimo de salud.

¿Cuánta grasa es buena?

Además de ayudar al sistema nervioso, la producción hormonal y hacer que las articulaciones sufren menos dolores ligados al aumento de edad, la grasa es esencial para disolver las vitaminas liposolubles A, D, K y E. Sólo pueden absorberse por el torrente sanguíneo si se consumen junto a una comida que tenga grasa. Esta es una razón más por la cual es importante consumir del 20% al 30% de las calorías diarias a partir de la grasa, tomando en cuenta siempre que las grasas saturadas o transaturadas deben mantenerse al mínimo o por debajo del 10% como objetivo fijo.

Distinguiendo entre la grasa buena y la mala

Para obtener los máximos beneficios de la grasa que comes, asegúrate que la obtienes de las fuentes correctas. Busca los ácidos monoinsaturados y poliinsaturados mientras evitas a toda costa las grasas con ácidos saturados. Dos clases de grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas han sido identificadas como esenciales para la salud porque el cuerpo humano no puede fabricarlos. Estás grasas, llamadas Omega 3 y Omega 6 debido a sus estructuras moleculares, han mostrado proteger el corazón.

Cuando elegimos entre las comidas que a continuación se enuncian, es necesario vigilar también las etiquetas. Se recomienda elegir grasas con 2 gramos o menos de grasa saturada por servicio, como margarinas, aceite de cánola o de oliva. La mejor manera para comprobar la proporción de grasas de un alimento es su apariencia. Ejemplo de comidas llenas de grasa saturada son los productos lácteos, las carnes grasientas, los aceites tropicales (como el aceite de coco y el de palma), los aceites vegetales parcialmente hidrogenados, (que se encuentran en su mayoría en comidas procesadas) y las yemas de huevo.

Aunque la siguiente lista no es absoluta, te proporcionará un Punto de partida para que empieces a conocer que grasas elegir, cuando vayas a hacer una compra al supermercado.

Fuentes de grasas monoinsaturadas

Son también ricas en ácidos grasos Omega 6. Busca siempre un ratio de hasta 6 veces más Omega 6 que Omega 3 ácidos grasos.

  • Aceite de almendra
  • Aguacates
  • Aceite de maíz
  • Aceite de primavera
  • Aceite de avellanas
  • Margarina (suave, realizada con aceite vegetal como principal ingrediente)
  • Mayonesa (realizada con aceite de soja)
  • Aceite de oliva
  • Aceite de sésamo
  • Aceite de soja
  • Frutos secos

Fuentes de grasas poliinsaturadas

Son también muy ricas en ácidos Omega 3

  • Aceite de canola
  • Aceite de hígado de pescado
  • Aceite de lino
  • Lino
  • Arenques
  • Caballa
  • Salmón
  • Sardinas
  • Aceite de sésamo
  • Sésamo
  • Atún
  • Aceite de nueces

Fuentes de grasas saturadas

Evita su uso o utilizarlas muy de vez en cuando, cuida que no más de 10% de las calorías totales provengan de este tipo de alimentos. Son malas para la salud y aceleran el envejecimiento.

  • Grasa de la carne roja
  • Mantequilla
  • Aceite de coco
  • Aceite de semilla de algodón
  • Yemas de huevo
  • Productos lácteos completos
  • Cerdo
  • Aceite de palma
  • Aceites tropicales
  • Frituras

Fuentes de grasas trans saturadas

Se encuentran en los aceites parcialmente hidrogenados y en todas las comidas procesadas. este tipo de ácido graso daña las arterias. se a demostrado que este tipo de ácido graso hace descender los niveles de colesterol de alta densidad (el buen colesterol, HDL) y aumenta los niveles del de baja densidad (LDL, el colesterol peligroso para la salud).

  • Papas fritas
  • Pescado frito
  • Dulces de la pastelería
  • Donas
  • Galletas
  • Comidas fritas

Contacto   Aviso Legal   Política de privacidad y cookies

2019 © Entrenamiento y Salud para Veganos Ⓥ